Medicamentos

LEVOTYL - Laboratorio Proteld

Laboratorio Proteld Medicamento / Fármaco LEVOTYL

Acción terapéutica.

Anticonceptivo oral.

Propiedades.

La asociación de levonorgestrel y etinilestradiol es efectiva y segura como anticonceptivo hormonal, ya que la acción sinérgica del progestágeno y el estrógeno permite reducir las dosis de estrógeno requeridas para lograr el efecto contraceptivo.

Indicaciones.

Anticoncepción oral.

Dosificación.

Para una asociación con 0,15mg de levonorgestrel y 0,03mg de etinilestradiol por dosis el tratamiento cíclico consta de 21 dosis. Primer envase: a partir del primer día de la menstruación, una gragea diaria durante 3 semanas (21 días). A continuación se intercala 1 semana (7 días) de descanso durante la cual se presenta una hemorragia similar a la menstrual. Después del descanso se reanuda el tratamiento con un nuevo envase. El efecto anticonceptivo comienza desde el primer día de la toma e incluso se mantiene durante la semana de descanso. Aun cuando el primer ciclo sea algo más corto, los ciclos siguientes durarán 4 semanas.

Efectos secundarios.

Cefaleas, náuseas, tensión mamaria, hemorragias intermedias, variaciones del peso, modificaciones de la libido, estados depresivos. En mujeres predispuestas los tratamientos prolongados pueden causar cloasma, que se hace más marcado al tomar baños de sol, por ello se recomienda evitar exposición prolongada a los rayos solares. En casos aislados, disminución de la tolerancia al uso de lentes de contacto.

Precauciones y advertencias.

Antes de iniciar el tratamiento debe efectuarse un detenido examen clínico y una minuciosa exploración ginecológica (incluidas mamas y citología vaginal). Debe hacerse una detallada anamnesis familiar. Adicionalmente, se deben descartar trastornos de la coagulación cuando se hayan presentado en familiares, durante la juventud, enfermedades tromboembólicas (p. ej., trombosis venosa profunda, apoplejía, infarto de miocardio). Debe descartarse la presencia de un embarazo. En los tratamientos prolongados, control médico cada 6 meses. Las mujeres que padecen de diabetes, hipertensión, várices, otosclerosis, esclerosis múltiple, epilepsia, porfiria, tetania o corea menor, así como las mujeres con antecedentes de flebitis, deben mantenerse bajo cuidadosa vigilancia médica. Según los conocimientos actuales no puede excluirse que la administración de anticonceptivos hormonales esté relacionada con una elevación del riesgo de sufrir enfermedades tromboembólicas venosas y arteriales. Con respecto a la trombosis arterial (p. ej., apoplejía, infarto de miocardio), parece aumentar aún más el riesgo relativo cuando coinciden los siguientes factores: tabaquismo, edad más avanzada y empleo de anticonceptivos orales combinados. Durante el tratamiento hormonal se han observado alteraciones hepáticas benignas y, más raramente, malignas. Motivos para interrumpir inmediatamente la medicación: aparición por primera vez de cefalea o jaqueca, o frecuente presentación de cefaleas de intensidad no habitual, trastornos repentinos de la percepción (p. ej., de la visión, de la audición), signos iniciales de tromboflebitis o tromboembolias (p. ej., edemas o dolores en las piernas, dolores punzantes al respirar o tos de origen desconocido), intervenciones quirúrgicas planeadas de antemano (6 semanas antes de la fecha prevista) e inmovilidad forzosa (fracturas). En todos estos casos puede existir un riesgo aumentado de trombosis. Otros motivos para suspender el tratamiento son: aparición de ictericia; hepatitis; prurito generalizado; aumento de los ataques epilépticos; hipertensión arterial; embarazo.

Interacciones.

La administración simultánea y regular de otros medicamentos (p. ej., barbitúricos, hidantoínas, rifampicina, fenilbutazona, ampicilina) puede reducir el efecto anticonceptivo. También pueden modificarse los requerimientos de antidiabéticos orales o de insulina.

Contraindicaciones.

Embarazo conocido o sospechado, insuficiencia hepática, antecedentes de ictericia gravídica esencial o prurito severo del embarazo, síndrome de Dubin-Johnson, síndrome de Rotor, tromboembolismo, arterial o venoso, anemia de células falciformes, carcinoma de mama o de endometrio tratados o actuales, diabetes, trastornos del metabolismo de los lípidos, hemorragia vaginal sin diagnosticar.

Sinónimos.

Fumarato ferroso.

Acción terapéutica.

Antianémico.

Propiedades.

El fumarato ferroso es una sal de ácido fumárico y hierro que contiene 33% de hierro que se utiliza como fuente de ese mineral. Debe conocerse la cantidad total de hierro de cada preparado y no su masa total. La mayor ventaja del uso parenteral del hierro es la posibilidad de formar con rapidez reservas del elemento que por vía oral tardarían meses en alcanzarse (por ejemplo, en pacientes que recibirán eritropoyetina). El intestino delgado regula la absorción y previene la entrada de gran cantidad de hierro al torrente sanguíneo.

Indicaciones.

Anemias ferropénicas o ferroprivas.

Dosificación.

Vía oral: 600 a 1.200mg/día de fumarato ferroso. La respuesta a la terapéutica con hierro se evalúa mediante el índice de producción de reticulocitos y la elevación de la hemoglobina o del hematócrito. No debe tomarse una decisión acerca de la efectividad del tratamiento hasta después de transcurridas 3 a 4 semanas.

Reacciones adversas.

La intolerancia a los preparados orales de hierro es en especial una función de la cantidad de hierro soluble presente en el tracto gastrointestinal y de factores psicológicos. Pirosis, náuseas, vómitos, malestar gástrico superior, constipación y diarrea. Con dosis altas son más comunes las náuseas y el dolor abdominal. Heces oscuras teñidas por el hierro. Hemocromatosis, sólo en pacientes con trastornos en la absorción del hierro. La sobredosis de hierro es en particular grave en los niños, ya que se requiere atención inmediata si la ingestión ha superado los 30mg/kg. El tratamiento se realiza con deferroxamina.

Precauciones y advertencias.

Debe tenerse especial cuidado en pacientes que puedan desarrollar una sobrecarga de hierro, como pueden ser aquellos con hemocromatosis, anemia hemolítica o aplasia eritrocitaria. En caso de falla en la respuesta al tratamiento, deben investigarse otras causas de anemia. No conviene usar hierro durante el primer trimestre del embarazo o en pacientes con carcinoma gástrico, colitis ulcerosa o úlcera gastroduodenal.

Interacciones.

El hierro forma quelatos con las tetraciclinas, disminuyéndose la absorción de ambos. La absorción del hierro es menor en presencia de penicilamina y antiácidos. Por potenciales interacciones, conviene separar en varias horas la administración de hierro y otros fármacos.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad al hierro. Pacientes con sobrecarga de hierro.

Medicamentos relacionados

Este es un listado de algunos de los medicamentos, fármacos relacionados con LEVOTYL .

4